Principios jurídicos de la mediación en Ecuador

INTRODUCCIÓN

A medida que pasa el tiempo, las personas pueden crear varios métodos o medios para sobrevivir, proteger y resolver las disputas a través de la evolución, pensando en al menos contar con una estrategia para vivir en un entorno pacífico.

A lo largo de la historia, hemos sido testigos del surgimiento y uso de métodos alternativos de solución de controversias, como la mediación, el arbitraje y la reconciliación, debido a la pérdida de confianza pública en el sistema, la sobresaturación de la justicia y las necesidades sociales, como la búsqueda de un decisión que satisface, tales como el deseo de intimidad personal y social con los participantes y el uso de la mediación como un medio alternativo para resolver disputas, haciendo referencia a diferentes países, culturas, razas y pueblos en los cinco continentes, en diferentes períodos de la historia y en diferentes hitos de la cultura.
En los tiempos modernos se ha utilizado la mediación, especialmente en el campo del derecho internacional, pero por la importancia de establecer relaciones y respetar los acuerdos autoritarios, siempre ha sido difícil lograr el respeto en este campo del derecho; en los tiempos modernos, la justicia entre las naciones solo puede lograrse a través de la mediación, mediación, mediación.

Desde entonces, su desarrollo e implementaciones han continuado creciendo exponencialmente en todo el mundo. GONZÁLEZ CANO cita a BRONA VILAR para explicar el origen del llamado método de Resolución Alternativa de Conflictos (RAC). Su acrónimo en inglés es ADR, Alternative Dispute Resolution y es el más utilizado y reconocido para hablar de estos procedimientos, RAC (en inglés como ADR) tiene sus raíces en el movimiento anglosajón que comenzó en los años 30 del siglo XX y es conocido como el movimiento liberal de acceso a la justicia que generó RAC en la década de 1920. Esta línea de filosofía jurídica que busca alternativas al poder judicial comenzó esencialmente en la Universidad de Harvard y se denomina «jurisprudencia crítica». El RAC se ha consolidado como un mecanismo que busca resolver las controversias a través de medios extrajudiciales, en los Estados Unidos, el RAC se ha convertido en una parte integral del sistema legal, ya no es solo una alternativa privada, sino un procedimiento contradictorio clásico.

 

La mediación es un proceso o método de resolución de conflictos, en el que las partes principales y/o sus representantes, con la asistencia de un tercero imparcial llamado mediador, consiguen por sí mismas, a través de la discusión y la negociación, adoptar acuerdos mutuamente satisfactorios.

Los conflictos son hechos inevitables que han existido en toda sociedad, los cuales han sido resueltos tanto por las mismas partes inmersas en él como en presencia de un tercero encargado de resolver tal cuestión, de ahí que sea importante la solución a los mismos. En la Biblia, por ejemplo, se señala a Cristo como el mediador entre la especie humana y su Dios, por lo que se demuestra que ya en esos tiempos se manejaba o tal vez se confiaba en métodos pacíficos de solución de conflictos, igual sucede con las culturas tribales, en las antiguas Asambleas griegas, en el concilium romano, que se aplicaban técnicas conciliatorias. Por su parte, en la antigua China, la mediación siempre ha sido utilizada como el principal recurso para resolver las disputas que surgía entre ellos, de igual forma sucedía con Japón, que contaba con la presencia de una tercera persona neutral encargada de ayudar a las partes a buscar una solución a sus conflictos. Sin embargo, en los Estados Unidos, también se utilizaron técnicas alternativas de resolución de desavenencias laborales e industriales, que tal vez era un medio para evitar las huelgas y los problemas económicos que pudieran causar las mismas, por lo que en ese país, la mediación se convirtió en un eje central de solución de conflictos.

La mediación se establece como un procedimiento ágil, el cual, puede ser llevado acabo y concluido en un intervalo corto de tiempo y podrá tardar a lo mucho unas cuantas semanas, aclarando que en conflictos que sean más complejos, se requerirá de un tiempo mayor al que usualmente podría tardar.

Cabe mencionar que la posibilidad de que las partes involucradas opten por la mediación puede ser acordado en pocas horas o días, al ser de carácter voluntario, permite que las partes acuerden concluirlo cuando les parezca conveniente, bien sea dando fin al inconveniente o decidiendo pasar a otro método de solución de conflictos, como la vía judicial.
Ante lo manifestado en líneas anteriores, se puede resumir que la Mediación es un medio alternativo de solución de conflictos, pudiendo indicar que al decir que es un método alternativo no quiere decir que se encuentre al margen de la ley, pues tiene plena vigencia en Ecuador e incluso tiene reconocimiento Constitucional, decimos que es alternativo por el hecho de que permite a las partes el evitar un proceso judicial, sin embargo quienes teniendo un conflicto que se ventile ante un juez, podrán tomar la decisión de apartarse de esta vía y ser derivados de oficio a mediación siempre y cuando exista la finalidad de buscar una solución amistosa.

 

La mediación se sustenta en una serie de principios que es preciso conocer, para lo cual se describirá a continuación:

Confidencialidad: 

En la mediación se debe garantizar la confidencialidad del contenido de las sesiones
de mediación y de la documentación utilizada, debiendo procurar guardar el secreto profesional.

Voluntariedad:

La mediación es un proceso voluntario, desde el inicio, durante el desarrollo y al
finalizar, pudiendo ser desistido por las partes implicadas en cualquier momento.

Bilateralidad y Buena fe: 

Medio por el cual se permite que ambas partes tengan las mismas
oportunidades para expresarse, para el buen desarrollo de las sesiones. Las partes deben actuar
conforme a los principios de lealtad


Flexibilidad:

El proceso de mediación debe ser flexible para poder adaptarse a las circunstancias
concretas del caso y de los sujetos.

Imparcialidad y Neutralidad: 

El mediador no tendrá intereses respecto de alguna de las partes, ni
respecto del objeto del conflicto, debemos ser neutrales y procurar el equilibrio de las partes durante el
procedimiento.

Economía Procesal:

A través de éste principio, se trata de obtener un mejor resultado posible, con la
mínima de actividad jurisdiccional y así mismo evitando el entrar en gastos por las partes.

Celeridad: 

Permite agilitar el desarrollo y conclusión del proceso de mediación, con la
correspondiente solución al problema.

Sana Crítica: 

Es la aplicación lógica que utiliza el mediador durante el proceso de mediación, con la
finalidad de guiar adecuadamente para alcanzar acuerdos precisos en la solución del inconveniente
suscitado entre las partes.

Oralidad: 

Durante el proceso de mediación las partes intervienen oralmente y se perfecciona el acto al
escuchar las pretensiones de las partes.

Legalidad: 

Permite pragmatizar las normas jurídicas de un Estado en la solución de problemas entre las
personas.

Equidad: 

Tiene que ver con el equilibrio emocional y profesional del mediador durante el proceso de
mediación entre las partes sometidas al problema.

Inmediación: 

Permite la comunicación directa y la presencia de las partes involucradas en el conflicto.

La Mediación es una figura innovadora que permite auxiliar al Sistema de Justicia en los procesos, permitiendo una alternativa muy eficiente. Esta figura jurídica se lleva a cabo ante un mediador de un centro autorizado.
La Mediación nos ayuda a reducir los obstáculos a la comunicación entre los participantes, lo cual permite realizar al máximo la exploración de alternativas y permite atender a las necesidades de todos los que en ella intervienen. Además de proporcionar un modelo para la futura resolución de conflictos. La figura legal de la mediación se constituye en una institución nueva que consta en los diferentes ordenamientos jurídicos nacionales ya sean, la Constitución de la República, Código del Trabajo y la propia Ley de Arbitraje y Mediación, por medio de la cual se faculta a las partes en conflicto la concurrencia a un Centro de Mediación, como medio de solución del conflicto previo a la acción por la vía judicial, para lo cual se cuenta con el apoyo de un tercero imparcial llamado mediador. 

La Mediación está dirigida a los resultados, y no a las causas internas del conflicto. Debe considerarse como un conjunto de habilidades y un proceso al cual los profesionales tenemos el acceso para recurrir a su uso selectivo cuando los problemas demandan un convenio coherente entre las partes en conflicto. Es esencial que los mediadores en el mundo de hoy diseñen modelos de mediación para adaptarse a las necesidades culturales, individuales y colectivas de sus clientes, en lugar de obligar a sus clientes a seguir un modelo particular impuesto por el mediador.


CONCLUSIÓN

Dentro del campo de la mediación se afirma que son las partes quienes en virtud del principio de voluntad, pueden tomar decisiones respecto de cómo, cuándo y con quién desean que su contienda se resuelva; la flexibilidad es una ventaja esencial de la mediación frente a la justicia ordinaria. Sin embargo, cabe indicar que el artículo 49 ibidem impide que se pacte un mecanismo de arbitraje mediación-arbitraje, pues si bien la controversia es conocida por un árbitro y dicha disputa no alcanza una solución y ésta se deriva a mediación, el mediador, no podrá intervenir como árbitro una vez más.
Cuando hablamos de Mediación y la Administración de Justicia, se dice que la Mediación es un “sistema alternativo a la resolución de conflictos”, y una “alternativa extrajudicial o extrajurídica a la resolución de conflictos”. Es decir, se enfatiza en el término “alternativo” como elemento diferenciador de la Mediación respecto de la Justicia Formal, incorporándose en muchas de las definiciones de aquella, así como elemento aglutinador de la Mediación respecto a otros procedimientos de resolución de conflictos, siendo una de las herramientas básicas en el trabajo del mediador la palabra y la comunicación, planteando como reto de futuro la proliferación de la mediación como método alternativo al tradicional sistema judicial.

Dentro de este estudio se trata de explicar más que nada los beneficios de la mediación, tratando de llegar cada vez a más personas con la divulgación de la aplicación de la mediación como mecanismo fértil para resolver conflictos o problemas, dando la apertura de nuevas oportunidades dando a conocer de qué se puede dar respuesta ideal a una controversia, ayudando a la sociedad a responder productivamente a los conflictos, mencionando que a través de la mediación se pueden generar nuevas oportunidades de cambiar, apoyar y transformar al sistema judicial, originando que se cumpla con el principio de economía procesal. 

El rol del mediador en materia laboral

INTRODUCCIÓN

La mediación laboral es un proceso reconocido por la Carta Magna del Ecuador; es decir, es válido en el ámbito jurídico y se lo aplica en todo tipo de acciones para la solución de conflictos en el que las partes que se han visto involucradas en algún tipo de problema y recurren de forma voluntaria ante un tercero imparcial para que dirija la mediación sin afectar a ninguna de las intervinientes.

En el desarrollo de este trabajo se analizará un caso de estudio que deja en evidencia la vulneración de los principios fundamentales de la medicación. El mediador desempeña un rol fundamental en el proceso de negociación, por cuanto, este debe ser imparcial para crear confianza suficiente entre los participantes del proceso y de esta manera lograr obtener un cierre exitoso del proceso de negociación. El mediador que no actúa con apego y respeto a los principios de buena fe, voluntariedad e imparcialidad, pierde toda credibilidad ante las partes y por ende la oportunidad firmar un acta de acuerdo total.

La mediación permite solucionar conflictos sin la necesidad de llegar a proponer acciones ya sea por vía administrativa o judicial, esta ha permitido solucionar los conflictos entre empleadores y trabajadores en el menor tiempo posible. La temática que se aborda en este ensayo parte del análisis de conflictos sometidos a mediación y la situación de vulnerabilidad en la que se encuentra el trabajador respecto a sus derechos que podrían verse afectados cuando el mediador no cumple su rol con imparcialidad.

 

Haz clic aquí

¿NECESITAS UNA MEDIACIÓN?

  1. Metodología:

La investigación planteada es de tipo dogmático – jurídico, aplicando de forma principal la técnica documental, por la vía de revisión y análisis de actas de mediación, doctrina, normativa, etc., que se apoya en métodos respaldados por la comunidad científica como el método científico, histórico, lógico, inductivo, análisis y síntesis, también se utilizará herramientas tecnológicas que faciliten la búsqueda de información en bases de datos académicas; así también, se hará uso de referenciales teóricos reconocidos como fuentes documentales y bibliográficas para recopilar datos que servirán para sustentar este trabajo de investigación.

El empleador ha facilitado la posibilidad de evidenciar la audiencia de mediación laboral; así también, ha entregado una copia de las actas de mediación realizadas dentro del proceso de negociación con sus trabajadores para dar por terminada la relación laboral, por lo que se ha procedido a revisar de forma pormenorizada cada una de las actas con la finalidad de constatar el respeto de los derechos del trabajador y el desempeño del mediador; por lo que se hace notar que en este trabajado se realiza una descripción del rol del mediador antes y durante la audiencia.

2. Análisis y resultados:

La empresa A solicitó la asesoría de sus Abogados B&C para terminar la relación laboral con tres de sus trabajadores reconociéndoles todos los valores que les correspondan por Ley, el objetivo principal del proceso de mediación es llegar a un acuerdo para realizar el pago de la liquidación en nueve cuotas las mismas que se las realizaría de forma mensual.

Los Abogados B&C recomendaron a la empresa realizar la desvinculación y acordar una fórmula de pago con los trabajadores a través de una mediación en el Centro de Mediación D&E, para lo cual la empresa citó a los trabajadores F, G y H para que asistieran a las oficinas de los Abogados B&C para realizar supuestas instalaciones sin hacerles conocer la verdadera intención por la que se les hizo trasladar hasta este lugar.

 

3. Discusión:

Para dar inicio a este análisis de caso, en necesario partir desde la conceptualización de la mediación, según Rozenblum citado por De Armas Hernández, Manuel la medicación es:

Un proceso de resolución de conflictos en el que las dos partes enfrentadas recurren “voluntariamente” a una tercera persona “imparcial”, el mediador, para llegar a un acuerdo satisfactorio […] la solución no es impuesta por terceras personas, como en el caso de los jueces o árbitros, sino que es creada por las partes”.

Rozenblum dentro de su definición resalta los principios imprescindibles bajo los cuales se debe dar el proceso de mediación, esto es la voluntariedad y la imparcialidad, para que las partes que buscan una solución a un conflicto se sientan respaldadas y tengan la confianza suficiente para poder arribar a un acuerdo satisfactorio.

Viana López citada por (Guevara Bárcenes & Ortega Caicedo, 2019, p. 326) destaca que la mediación es:

«Un proceso extrajudicial o diferente a los canales legales o convencionales de resolución de disputas, es creativo, por que mueve a la búsqueda de soluciones que satisfagan las necesidades de las partes, e implica no restringirse a lo que dice la ley. Además, la solución no es impuesta por terceras personas, como en el caso de los jueces o árbitros, sino que es creada por las partes».

En la Constitución de la República del Ecuador en su art. 195 se reconoce la mediación como un medio alternativo para la solución de conflictos de forma general, y de forma específica en el art. 326.11 aborda sobre la mediación en materia laboral; así también, en la Ley de Arbitraje y Mediación en su art. 43 determina que la mediación es un procedimiento de solución de conflictos y, con el Reglamento para el Funcionamiento del Centro de Mediación Laboral del Ministerio del Trabajo en su art. 25 se reconoce el levantamiento y firma de un acta de acuerdo total, parcial o de imposibilidad de acuerdo, mientras que en su art. 27 se le da el carácter de sentencia ejecutoriada y cosa juzgada al acta de mediación.

Con este contexto es necesario hacer notar en la normativa mencionada no se encuentra de forma específica que se detalle los principios que deben observase en la mediación, es por ello que, el análisis se lo debe abordar de forma específica sobre el rol del mediador con apego a lo que determina el art. 83.12 de la Constitución de la República del Ecuador del principio de buena fe.

 

  • Análisis del rol del mediador:

La función del Mediador al momento de recibir la solicitud para realizar un proceso de mediación es, invitar a las partes para que asistan al centro de mediación y de esta manera dar inicio a la audiencia para realizar el proceso de mediación, la invitación en algunas ocasiones se la realiza de forma escrita y en otras, se contacta a las partes vía telefónica para confirmar su asistencia. En este caso de estudio, no hubo invitación previa a los trabajadores F, G y H, al contrario, el mediador fue contactado por la empresa A, y se limitó a asistir, a las oficinas de los Abogados B&C, el día y hora señalados por los mismos, para realizar la audiencia de mediación. En esta primera actuación, el mediador comete un error grave que atenta contra los principios de la mediación, la infracción más evidente se da contra el principio de la voluntariedad y buena fe.

En mediación la voluntariedad es la benevolencia que tienen las partes para arreglar sus problemas de manera libre y por su propia convicción, sin embargo, una definición más amplia y que sin duda nos parece más acertada es la que expresa que: “La clave del éxito de la mediación está en que las partes decidan de forma libremente acudir a este sistema de solución de conflictos con la finalidad de acercar posturas y lograr un acuerdo satisfactorio para ambas” (Ortiz Pradillo, 2011, p. 8), refiriéndose a que la voluntariedad en la mediación responde al libre albedrío que tienen las partes desde el momento en el que deciden acudir a la audiencia de mediación, conocer del proceso y formular acuerdos. Es decir, los trabajadores F, G y H no asistieron de manera consciente y voluntaria a la Audiencia de Mediación, transgrediendo uno de los principios sustanciales de este proceso y que debía ser protegido, ejecutado y garantizado por el mediador.

El mediador puede asistir a cualquier parte del territorio ecuatoriano y celebrar una audiencia de mediación con total validez para las partes, esto debido a que, a diferencia de la justicia ordinaria, carece de jurisdicción. Por lo tanto, la audiencia de mediación podía llevarse a cabo en las oficinas de los Abogados B&C, lo anterior, no evita que el mediador se ponga en contacto con las partes e informe la razón de que la audiencia se lleve a cabo en las oficinas de los Abogados B&C.

En el caso en estudio, el mediador se encontraba las oficinas de los Abogados B&C, previo a la llegada de los trabajadores, evidenciando desde el primer momento una conducta parcializada que generó la incomodidad de los trabajadores. El principio de buena fe no puede obviarse en el proceso de mediación, es fundamental contar con este, para demostrar que las partes que intervienen en el proceso han buscado:

«Tratar de resolver el conflicto que las tiene enfrentadas de una manera óptima y lograr de esta manera un acuerdo viable. Para lograr lo buscado por las partes es fundamental que el proceso esté regido en su totalidad por dicho principio por parte del mediador, de ambas partes y de algún tercero si participase»

Es necesario que el principio de buena fe se encuentre acompañado de la imparcialidad del mediador, el cual debe asegurar la equidad entre las partes; es decir, “este hecho se traduce en la participación efectiva de ambas partes en el proceso de mediación”

La imparcialidad como principio, no solo de la mediación, sino de todo proceso, administrativo o judicial, en donde se resuelvan derechos, debe ser reflejado desde el primer momento en el que el conflicto es conocido por la autoridad competente. La imparcialidad de un mediador generará confianza en las partes, quienes desde su posición entenderán que están frente a un tercero ético (sin interés en la resolución final del caso).

Esta posición es importante para el resultado final del proceso de mediación, pues si las partes han logrado empatizar con el mediador, a éste le resultará más fácil lograr que las partes abandonen sus posiciones iniciales y dirijan unas nuevas en propósito de obtener un arreglo formidable.

 

  • Análisis sobre la efectividad del acuerdo:

La celebración de la audiencia y la consecuente acta de mediación se logró con los trabajadores F y H. Sin embargo, la desconfianza en el proceso y en el mediador impidió al trabajador G firmar el acuerdo. La empresa A y los trabajadores F y H acordaron que la liquidación se pagará en nueve cuotas y hasta el momento la empresa A viene cumpliendo puntualmente los pagos y los trabajadores no han necesitado dar inicio a instancias administrativas o judiciales para reclamar la validez del Acta o realizar algún reclamo sobre su ejecución. 

A pesar de que la efectividad del acuerdo no es discutible, es preciso analizar que sin la intervención de uno de los abogados de B&C probablemente el acuerdo no se hubiera logrado. El abogado tuvo que generar la confianza en el proceso que no generó el mediador y, propuso a los trabajadores que el acta sea revisada por el Abogado que ellos escogiesen y se disculpó por el error de la empresa al no haberles comunicado sobre esta audiencia y su objetivo. Con esto se destaca la importancia de que en el proceso de mediación el tercero imparcial (mediador) respete los principios rectores para garantizar a las partes intervinientes un acuerdo justo e imparcial que no beneficie ni perjudique a ninguna de ellas.

 

CONCLUSIÓN

El marco jurídico ecuatoriano reconoce a la mediación como una alternativa de solución de conflictos, lo cual permite solucionar divergencias que se presenten entre empleadores y trabajadores en el menor tiempo posible, de esta manera evitando procesos largos y desgastantes; además, evita gastos innecesarios al Estado.

Es de suma importancia que el mediador respete los principios de buena fe, voluntariedad e imparcialidad para lograr asegurar el éxito de la negociación entre las partes intervinientes. Si uno de los intervinientes no se siente seguro con la negociación o la forma en la que la plantee el mediador las posibles soluciones, esta no tendrá éxito.

AUTOR:

  • Abg. CÉSAR MONTAÑO MORA